Noticias

Productores, artesanos, emprendedores, Carabineros y anfitriones también fueron parte de esta despedida en La Moneda

17 Dic 2015

Compartir:

Sin duda el mayor sello entregado por “El Amor de Chile” fue la variedad de actividades culturales, artesanía viva, exposiciones gremiales, presentaciones musicales y degustaciones gastronómicas que hicieron del pabellón uno de los proyectos más reconocidos en la exposición universal.

Es por ello que durante el acto realizado en La Moneda, uno de los puntos centrales de la presentación fue el reconocimiento a quienes fueron parte del contingente de anfitriones, carabineros, trabajadores y colaboradores que permitieron mostrar a los más de 1.2 millones de visitantes registrados la riqueza y tradición de nuestro territorio.

Para Carlo Von Mûhlenbrock, asesor de la tienda, permitir que más del 80% de ellos llegaran por primera vez a Europa, y concretar cerca de 110 mil ventas “es un logro que nos llena de emoción. Haber sido parte de este proyecto desde un principio y verlas sentadas junto a la presidenta Bachelet nos da una sensación de que la gran tarea que nos encomendaron fue cumplida plenamente. Nos llena de orgullo ver el protagonismo que obtuvieron en Milán”.

A su vez, Antonio Paillafil, tallador mapuche que conquistó a los visitantes con su taller de artesanía viva, cuenta que su experiencia “fue un momento inolvidable. Me parece muy bien que en esta presentación hayan llevado a artistas de los diversos pueblos originarios que tenemos en Chile. Tuve la suerte de recorrer algunos pabellones y el nuestro era uno de los pocos que hacía participar al público, y la gente se emocionaba mucho por participar y llevarse a casa sus obras terminadas. Fue muy enriquecedor ver como tu arte es bienvenido en una ciudad tan importante como Milán, y para mi visitar la Expo fue una verdadera escuela”.

Revisa la galería AQUÍ

Partners

Media Partner