Noticias

El edificio del Pabellón Araucanía contará con tecnología antisísmica

19 Oct 2016

Compartir:


A fin de adecuar el Pabellón a las condiciones sísmicas del territorio chileno, se ha incorporado al edificio un moderno sistema antisísmico.


Para Expo Milán 2015, el edificio del Pabellón chileno se diseñó según las exigencias constructivas de la normativa de Italia, cuyas condiciones sísmicas son mucho menos exigentes que las de Chile, país que se caracteriza por un territorio de alta actividad sísmica. Es por ello que para reinstalar el Pabellón en Temuco se exigía realizar una importante intervención que reforzara el edificio, lo cual habría afectado sus distintivas características arquitectónicas. De forma alternativa al reforzamiento, hoy en día existen tecnologías que permiten reducir los efectos de los sismos y terremotos sobre las estructuras hasta en un 90%.


El ingeniero Michael Rendel, de la empresa SIRVE, especialistas en ingeniería estructural y sísmica, nos cuenta cómo se ha encargado de la implementación de un sistema de aislamiento sísmico para la reinstalación del Pabellón en Temuco, lo que permitirá que la estructura instalada en Chile resista exigencias sísmicas incluso menores a las de su diseño original.


¿En qué consisten los sistemas de aislamiento sísmico?


Estos sistemas de aislamiento sísmico son dispositivos especiales ubicados en la base de los edificios que otorgan flexibilidad frente a movimientos horizontales. Así, al producirse un terremoto, el movimiento del suelo es absorbido en gran parte por estos dispositivos, mientras que la estructura montada sobre ellos se mueve muy lentamente en relación como lo hace el suelo, lo que provoca que el efecto del terremoto se perciba de manera muy reducida. En el caso del Pabellón en Temuco, el diseño se ha realizado con aisladores de tipo elastoméricos y friccionales, ambos diseñados y fabricados en Chile, y que ya han sido instalados durante más de una década en numerosos edificios del país.


Tecnología antisísmica: disipadores y aisladores


La función de ambos es reducir el efecto de los terremotos sobre las estructuras, pero cada uno de ellos trabaja bajo principios diferentes. Mientras los aisladores evitan que el movimiento del suelo afecte de forma directa a los edificios mediante elementos flexibles que se instalan en su base e independizan el movimiento del suelo, los disipadores trabajan con la deformación de las estructuras sin desconectar directamente el movimiento del suelo de la estructura. Así, el terremoto mueve y deforma a las estructuras, para lo cual los disipadores son ubicados estratégicamente dentro de ella de forma de capturar sus deformaciones y disipar energía en forma de calor. Esta disipación de energía produce una reducciones del efecto de los terremotos en hasta aproximadamente un 40%. Los disipadores de energía son típicamente más eficientes en edificios de gran altura, los cuales sufren deformaciones importantes con los terremotos y en los que el aislamiento sísmico es técnicamente difícil o inviable de aplicar. Es por lo anterior que el edificio del Pabellón en Temuco contará con dispositivos aisladores.


¿De qué forma esta tecnología se ha aplicado al Pabellón en Temuco?


Gracias a los aisladores sísmicos, los esfuerzos sísmicos de diseño del Pabellón se han reducido en aproximadamente un 80% respecto de lo que habría sido requerido el edificio sin ellos. Por otra parte, mediante esta tecnología prácticamente se puede asegurar que la estructura y sus contenidos no sufrirán ningún daño ante la ocurrencia de un sismo severo, lo que de otra forma, incluso mediante un reforzamiento intensivo, no es posible conseguir.


¿Cómo es el proceso de instalación de este sistema?


La instalación de estos sistemas es muy simple, y sólo forma parte de una actividad más dentro del proceso constructivo de un edificio. Cuando la obra alcanza el nivel en que se ubican los aisladores sísmicos, se deben instalar sus anclajes a la estructura ubicada bajo ellos (fundaciones o estructuras de subterráneos), preparar la superficie sobre la que serán apoyados, para luego montarlos mediante pernos. Posteriormente la construcción del resto del edificio se hace directamente sobre los aisladores, tal como cualquier obra normal de construcción.


¿Es una tecnología nueva? ¿Cuál es su nivel de masificación?


No es una tecnología muy nueva; existen proyectos de hace más de 50 años en otros países en el mundo que la han aplicado, mientras que en Chile se implementó por primera vez hace aproximadamente 20 años. Sin embargo, efectivamente no es una tecnología todavía masificada, aunque durante los últimos años, y luego del terremoto del año 2010, se ha formado una conciencia importante sobre sus virtudes, lo que se ha visto favorecido por la reducción en sus costos de su implementación. Así también la práctica profesional relacionada a la ingeniería estructural, arquitectura, construcción e inmobiliarios se han familiarizado mucho más con estas nuevas tecnologías.


Hoy en día existen más de 100 proyectos entre Chile y Perú con sistemas de protección sísmica, entre los cuales pueden mencionarse los nuevos grandes hospitales del país (Antofagasta, Exequiel González Cortes, Félix Bulnes, entre otros), el nuevo edificio de la ONEMI, numerosos edificios habitacionales, desde 4 hasta 29 pisos, viviendas sociales, el edificio del Centro de Innovación de la U. Católica, diversos puentes, como los que se encuentran sobre el Marga-Marga, Río Claro y Quelhue, se ha aplicado también a estanques de Gas Natural Líquido (GNL), tanto en Quinteros como en Mejillones, y en el Muelle Sur de la bahía de Coronel, entre otros.


¿Cómo se han comportado estos sistemas en sismos anteriores?


Los sistemas de aislamiento sísmico se han comportado de forma excepcional en los pasados terremotos, tanto en Chile como en Japón y Nueva Zelanda. Algunos ejemplos de proyectos con aisladores sísmicos que estuvieron construidos para el terremoto del año 2010 en Chile son el Hospital Militar, la Clínica UC San Carlos de Apoquindo y el Muelle Sur de Puerto Coronel. A modo de ejemplo, durante el terremoto del 27F se pudo continuar y terminar sin contratiempos una cirugía que se estaba realizando en el Hospital Militar de Santiago justo en el momento del terremoto.


¿Quiénes lideran a nivel mundial la investigación e implementación de esta tecnología?


El país que lidera el uso de esta tecnología sin duda es Japón, fuertemente impulsado por el terremoto de Kobe de 1995, seguido por otros países como EEUU, Nueva Zelanda, China, Italia y otros. Chile es pionero y líder en Sudamérica, y está dando pasos importantes hacia la exportación de ingeniería y también dispositivos de protección sísmica al resto del mundo.


¿Cuál es la importancia de esta tecnología para nuestro país? ¿Cuáles son las proyecciones de su uso?


Al ser uno de los países más sísmicos del mundo, anualmente gastamos más de un 1% de nuestro PIB para cubrir los costos que nos significan los grandes terremotos que ocurren cada cierto tiempo. Hoy en día todos los nuevos hospitales del país de cierta escala se diseñan incorporando aislamiento sísmico, por tratarse de infraestructuras esenciales en caso de desastres naturales (igualmente el nuevo edificio de ONEMI). Lógicamente que también las demás estructuras esenciales para el manejo de emergencias debieran contar con este nivel de estándar antisísmico, pero más allá de esto, nuestra visión de futuro es que las tecnologías de aislamiento sísmico y disipación de energía puedan ser aplicadas a un nivel más amplio de proyectos, abarcando de forma transversal edificios de alta gama como también de carácter social. Es por ello que hoy en día en Chile y el mundo se está trabajando en el desarrollo de técnicas, dispositivos y estándares que permitan reducir aún más sus cotos, a fin de aumentar su masificación.


grafica-de-aislador-bajo-el-pabellon img_2258 img_2260 plano-de-ubicacion-de-aisladores-y-deslizadores

 Para conocer más detalles sobre la instalación de tecnología sísmica mira este video. 


 

 

 

 

Partners

Media Partner