Noticias

Cuento Ganador “De la nariz a la cola”

9 Oct 2015

Compartir:

De la nariz a la cola

Me sedujo la forma en como mató al chancho y con el amor con que le habló al oído antes de degollarlo. Le dio un beso y las gracias antes de clavarle el cuchillo en su cuello. Inmediatamente puso un balde para recoger la sangre. Fue la primera vez que me miró a los ojos y muy seriamente me dijo "Con la sangre voy hacer prietas, yo al animal me lo como de la nariz a la cola porque valoro su regalo de vida". El sol brillaba en su redondita cara chilota, se arremangó las mangas y afiló su arma. Al chancho lo partió por la mitad para luego cortarlo en cuatro partes iguales llamadas "cortes primarios". Ella me explico que de ellos salía toda la carne. Le pregunté donde había aprendido todo eso y ella me dijo que su abuelo era carnicero. El cuchillo lo movía de manera ágil entre sus dedos gruesos, hizo un corte seco, limpio y directo. Paso el dedo por encima de la grasa blanca separándola del músculo. Me mira, sonríe y me dice que me va preparar unos chicharrones. Yo me enamoré de ella cuando la ví cortando carne.

Guillermo Scott Truan, 32 años, Santiago.

Partners

Media Partner