Noticias

Cocinera chilena deleita al público italiano con sus platos típicos en Expo Milán 2015

17 Jun 2015

Compartir:

Milán, 17 de Junio

 

Cazuela de vacuno, empanadas y leche asada fueron los platos estrellas que se presentaron durante la primera jornada en el Pabellón El Amor de Chile el día 16 de junio, frente a más de cincuenta personas que esperaban degustar los platos  que preparaba María Isabel Cordero, cocinera típica chilena, quién estuvo acompañada de su nuera Macarena Alegría y del chef ejecutivo a cargo del restaurante Tomás Saldivia.

20 grados y una fuerte lluvia fueron el escenario perfecto para que el público presente pudiera degustar una rica y caliente cazuela presentada en platos de greda. Los alimentos como el choclo, zapallo, papa, carne y el cilantro fueron los protagonistas de la tarde y  los asistentes no dejaron de aplaudir fuertemente a María Isabel Cordero.

Luego del primer plato, siguieron las empanadas. La cocinera explicó la preparación y técnicas para que el pino quede en su punto. Mientras que el público degustaba el plato típico, la cocinera enseñaba como doblar la masa y colocar los ingredientes como el pino, huevo y pasas.

“Represento a la zona centro de Chile con sus comidas criollas y el infaltable pebre cuchareado. Ese tan rico que hacía mi mami. Gracias a mi madre por el legado que me dejó y gracias a la vida que me ha dado tanto, como dice la canción de Violeta Parra”, dos frases que llegaron a los corazones de los presentes y que dieron inicio a la degustación del tradicional postre “Leche asada”.

La Señora María Isabel comenzó  el año 1986 vendiendo melones en una  ramada a  la orilla de la carretera. Ella era quién le cocinaba a su familia en un brasero con los diferentes alimentos que cosechaba de su huerta. De a poco la gente que le compraba la fruta y verdura comenzó a llegar a su casa pidiéndole que le vendiera la comida que ella preparaba diariamente. Fue así como camioneros, trabajadores y personas paraban a diario a almorzar. “Cada uno iba a la chacra y sacaba con sus propias manos, el tomate, la cebolla, ají verde y yo les armaba la ensalada. Se las preparaba en el instante. De la chacra a la ramada y de la ramada al estómago”, dijo Cordero con una gran sonrisa en su cara.

Finalmente el año siguiente tomó la decisión de formar su pequeño negocio, porque la misma gente la incentivó a que vendiera su comida. Ahí comenzó con las empanadas, hizo el horno de barro y el pan amasado. En mayo del mismo año “el negocio se me fue a las nubes, era algo impresionante, la gente hacía unas largas filas para comprar. Ahí amplié el rubro y empecé a hacer empanadas de queso, pollo asado, humitas, pastel de choclo, cazuela, albóndiga, pantrucas, etc.”

Sus platos más reconocidos son las empanadas de pino y de queso, costillar con papa cocida y pebre cuchareado, cazuela y humitas. Cada plato es preparado en la temporada, no tiene nada congelado. El restaurante es una “picada” decorada principalmente con mesas antiguas y un gran horno de barro.

 

Han pasado más de 28 años cocinando y se ha hecho conocida en Chile por su restaurante llamado “El Rancho de Doña María”, ubicado en Colina, donde semanalmente recibe a más de 1.500 personas.

 

“La experiencia de haber estado cocinando en el pabellón ha sido hermosa. Cociné de corazón.  Yo estaba muy emocionada porque comencé a recordar como yo empecé, me recordé de mi madre. De los pro y contra que tuvimos para salir adelante y de donde hoy estamos parados”.

 

Según palabras de Cordero, sus recetas serán heredadas a sus nueras María Teresa, que le gusta la cocina y a Macarena que le gusta la repostería.

 

En la presentación también la acompañó su nuera Macarena, quién indicó que “fue un sentimiento tan grande, nunca me imaginé estar en Italia. Nunca pensé en este reconocimiento tan grande que la gente le dio a mi suegra. Yo me puse a llorar con ella en ese momento. Siempre conversaba con la viejita, y le decía algún día serás reconocida y así fue, y más encima en Italia. Sentí un calor tan lindo”.

 

En el pabellón de Chile tendrá dos presentaciones más, donde preparará porotos con mazamorra, ensalada a la “chilena” y la tradicional torta y el  gran cierre lo tendrá el domingo 21 donde preparará pebre, sopaipillas y pan amasado.

 

 

Partners

Media Partner